Partido Socialista Argentino              por el Frente Popular

recuperacion Socialista

Buenos Aires- Primera Edición: 1º de Mayo 2007 

 

1° DE MAYO, EL ACTO DE LA CGT
Y LA CLASE TRABAJADORA
Mayo 2011

 

El Partido Socialista Argentino en el Día Internacional de los Trabajadores

El Partido Socialista Argentino reunido el 1° de Mayo en homenaje a la conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores reafirma los principios fundamentales del Socialismo y la continuidad de su lucha por reconstruir el Partido que lideraba Alfredo Palacios.
            Los trabajadores para lograr su definitiva liberación  tienen que tomar el poder político para iniciar el camino al socialismo.
            El Partido Socialista Argentino es la herramienta de clase que le permitirá a los trabajadores, unirse a las demás fuerzas y partidos  populares de la ciudad y el campo en un amplio Frente Popular capaz de tomar el poder desplazando a las clases dominantes que lo oprimen desde el  poder económico, financiero e industrial y las fuerzas represivas.
            El Partido ha reafirmado los distintos documentos ideológicos y programáticos que le dan sustento y que trazan sus objetivos de lucha y se ha dado una organización que garantiza el funcionamiento democrático interno.
            El Partido vive un período fundacional, de desarrollo y crecimiento, y su primer objetivo   es trabajar entre los jóvenes y los trabajadores de todo el país.

El 1° de Mayo y la situación nacional

            El acto de la CGT del 29 de Abril –en ocasión del 1°de Mayo- fue una continuidad del acto de Octubre en el estadio de River, en vida de Néstor Kirchner. Allí, como analizamos entonces (ver notas Trabajadores al Poder y Momo y el modelo sindical) el Secretario de la CGT hizo los reclamos de participación política de trabajadores en las listas electorales del Frente para la Victoria, mayor ayuda a los jubilados, y participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas. Planteó el apoyo al Modelo de gobierno y puso como objetivo estratégico del movimiento obrero, que un trabajador llegue a la presidencia de la Nación. Anunció entonces que la CGT haría un gran acto público el 1° de Mayo para anunciar el apoyo a la continuidad del actual modelo que encabeza la presidenta Cristina Fernández.
            Luego de la muerte de Nestor Kirchner comenzaron a expresarse con nitidez las diferencias que atraviesan al vasto movimiento peronista aún dentro del sector que apoya al gobierno; que mostró la emergencia del llamado Peronismo Federal y la aparición de diferencias evidentes con el gobernador Scioli.
            Por otra parte toda la prensa opositora al gobierno y los partidos de Oposición demonizan al dirigente Moyano y el gobierno parece querer tomar distancias del mismo como se reveló en el caso del asunto Covelia y de subirlo a la causa de la efedrina.
            Hay que recordar que siempre hubo un dirigente hegemónico en el movimiento obrero peronista como lo fueron Vandor, luego Lorenzo Miguel, Rucci (Metalúrgicos) más tarde Ubaldini y hoy recae en Moyano. Pero no hay que olvidar  que el Sindicato de Camioneros ha crecido en forma notable sobre todo por la destrucción del Ferrocarril que ha dejado el transporte de cargas casi totalmente dominado por el camión. Así, el poder de Camioneros será poderoso como la fueron los Metalúrgicos con Vandor y Lorenzo Miguel.
            Las actitudes de la señora Presidenta desde Octubre del 2010 hasta su discurso del 12 de Mayo y la explicitación de diferencias políticas tácticas de parte de dirigentes sindicales, pusieron en evidencia las cuestiones que los separan.
            La Presidenta se opone a una ley general sobre participación de los trabajadores en las ganancias (en momentos en que el mundo empresario ha acumulado enormes ganancias) y ha señalado que el verdadero apoyo de los Sindicatos debe ser el evitar la conflictividad en la puja salarial para consolidar el Modelo.
            Hay que decir que la conflictividad es simplemente la permanente lucha de los asalariados por obtener un salario mejor y se agudiza en momentos en que se hace evidente por un lado las ganancias de los empresarios, rurales y banqueros y por otro, un constante aumento del costo de vida que el gobierno soslaya.
            La Presidenta señaló varias veces que es “lógico” que exista puja cuando la economía crece, pero ahora teme que un aumento salarial que recupere el poder adquisitivo que le quita la inflación y la necesidad de adquirir más bienes, afecte la inversión empresaria, concepto que de última es una tesis liberal.
            La participación accionaria del gobierno mediante la ANSES en más de 40 empresas, reveló la enorme ganancia que acumularon como se manifiesta en los dividendos que dichas empresas tienen para retornar a sus accionistas, además del Fondo de reservas que acumularon.
            No es ajeno entonces a los intereses de los trabajadores los reclamos que realizan los dirigentes sindicales por mejorar su situación además del salario que reciben.
            La lucha sindical por  dichos reclamos que enardeció a la señora Presidenta en su famoso discurso del 12 de Mayo, acusando a los dirigentes de atentar contra el Modelo de Gobierno, no serían apoyados por las bases obreras de no ser legítimos.

                Desde el Socialismo sostenemos que es una lucha permanente y centenaria del trabajador asalariado para recuperar parte de la plusvalía que el propietario de los medios de producción acumula  en forma de capital  gracias al trabajo del obrero o el asalariado en general.

La lucha de los trabajadores
            Cuando la presidenta reclama el pasado 12 de Mayo evitar la conflictividad y que el movimiento obrero apoye simplemente el Modelo para defenderlo y profundizarlo, está remando contra la corriente espontánea y ancestral del asalariado para defender el producto de su fuerza de trabajo.
            La doctrina peronista  sostiene un rol del Estado en busca del equilibrio entre el capital y el trabajo, pero el gobierno se inclina hacia los dueños de los medios de producción  (nacionales y extranjeros en gran medida) a pesar que en el discurso oficial el gobierno critica en forma recurrente a las Corporaciones;  los medios de comunicación y  las corporaciones industriales y rurales y en su último discurso ha incorporado a los Sindicatos.
            El movimiento peronista y los trabajadores siempre reconocieron a un Jefe como fue el General Perón y a su muerte se repitió en otros gobiernos. Aceptaron a Menem como el Jefe y luego fue Duhalde, más tarde a Kirchner y ahora, los medios oficiales (ver Tiempo Argentino del 13/05/11) sentencia que Cristina es la Jefa.
            Así parece continuar la relación institucional del Peronismo o Justicialismo; una singularidad del fenómeno que lo  expresa también el Peronismo Federal, incapaz de realizar una elección interna para determinar quien es el Candidato, que luego sería el Jefe.
            También es inimaginable la realización de un Congreso Nacional del peronismo donde las bases discutan un Programa, una estrategia de gobierno y un modo de conducción.
            No debe extrañar entonces –en este marco- que los dirigentes sindicales pugnen por conquistar posiciones de gobierno (gobernadores, diputados, directores en empresas, etc.) cuando el mismo Gobierno promueve dirigentes de su Tendencia (“Camporista”?) en todos los cargos, y hasta elige a dedo el candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
            Quizás en el fondo de la disputa subyace en forma larvada el viejo enfrentamiento entre los defensores de Rucci y quienes lo mataron.
            Cuando la CGT convocó a los trabajadores al Acto del 29 de Abril lo hizo con la consigna que decía que la dignidad de los trabajadores radica en la fuerza de la organización sindical.
            Pero Moyano dijo en el acto que el ex presidente Kirchner les devolvió la dignidad a pesar de recordar la lucha de miles de trabajadores y de la huelga general contra la dictadura.
            Los Sindicatos no nacieron el 17 de Octubre de 1945; se forjaron en las luchas obreras desde 1870 en adelante, sea cual fuera la ideología de sus dirigentes. Y la dignidad del movimiento obrero radica en sus luchas. Nadie les da ni les devuelve su dignidad. Las conquistas en todos los órdenes fueron resultado de las luchas. Como los derechos humanos fueron conquistas de la lucha que  las organizaciones realizaron durante décadas.

 

            El Partido Socialista Argentino en este Primero de Mayo, día internacional de los trabajadores, hemos fijado nuestra posición respecto a la estructura sindical actual, a la burocratización y a la transformación en empresarios de las cúpulas tradicionales del sindicalismo peronista, en las últimas cuatro décadas. Actualmente la creación de empresas intermediarias entre el Sindicalismo y las empresas privadas de los Servicios públicos, avaladas por el Gobierno, como en Ferroviarios, Marítimos, Petroleros, y su imbricación con las Obras Sociales, ha desarrollado aún más la corrupción tradicional en la que siempre hubo un funcionario estatal, un empresario y un dirigente sindical envueltos en las licitaciones cerradas para la provisión de bienes y servicios.
            Nuestro reconocimiento de los reclamos actuales de los trabajadores no implica el desconocimiento de la existencia de una corrupción generalizada en distintos estamentos de las organizaciones sindicales.
            Pero son los trabajadores los que tienen en sus manos la posibilidad de combatir y cambiar a sus dirigentes.
            El Partido Socialista Argentino en este Primero de Mayo,  sostiene que la Recuperación Sindical es hoy un imperativo en numerosas organizaciones sindicales a través de Listas de Unidad basadas en un Frente plural, basado en la democracia sindical y en el poder de los Cuerpos de Delegados.

            VIVA LA CLASE TRABAJADORA ARGENTINA
            VIVA LA CLASE TRABAJADORA INTERNACIONAL