Partido Socialista Argentino              por el Frente Popular

recuperacion Socialista

Buenos Aires- Primera Edición: 1º de Mayo 2007 

 

LA CONCENTRACION ECONOMICA Y EL MODELO KIRCHNER
Mayo 2010

            En distintas notas de este Sitio  escribimos sobre la concentración económica existente en nuestro país, proceso que comenzó a realizarse durante la Dictadura Videla-Martínez de Hoz y que se profundizó durante el gobierno Menem-Cavallo.
            A partir de entonces, el proceso continuó sin pausa.
                         
            En estas últimas décadas, la globalización económica y financiera, aceleró los procesos de concentración económica en cada país y Argentina no es una excepción.
           
            Qué sucede en este sentido en nuestro país? Qué implica la concentración económica desde el punto de vista de la acumulación de capital nacional. Qué beneficios trae al país esa concentración económica? Qué diferencia podemos apreciar entre las empresas nacionales y extranjeras concentradas? Por ejemplo empresas como Arcor o Molinos Río de la Plata con  Nestlé y Kraft Foods.

            Cuando se inició el gobierno Kirchner, el ex –presidente hizo su fundamento económico en la necesidad de desarrollar la burguesía nacional.
            Podríamos decir que la burguesía nacional es aquella dueña de medios de producción,  comercial o de servicios que acumula capital en el mercado interno y/o en la exportación, pero que reinvierte sus ganancias en el país, si bien la definición no la abarca totalmente. En lo fundamental son capitalistas pequeños, medianos o grandes, que trabajan fundamentalmente para el mercado interno.
            Podríamos decir también que la masa de pequeños y medianos productores agropecuarios, conforman la burguesía nacional, a diferencia de los terratenientes, pools de siembras, grupos inversores en el campo, etc.
            También pertenecen a la burguesía nacional los cientos de talleres y manufacturas que trabajan para el mercado interno aunque puedan exportar sus excedentes y que reclaman medidas proteccionistas como es el caso de textiles, calzado, juguetes, etc.
            No son burguesía nacional ahora grupos económicos como Techint, después de su asociación con las grandes siderúrgicas mundiales.

            ¿Y cómo se crea la burguesía nacional?
            Hoy podemos seguir el proceso de acumulación de capital de nuevos gran burgueses como Elztain, Constantini o Grobo en el campo, como Cristóbal López, Lázaro Báez o Gerardo Ferreyra de Electroingeniería, o Eskenazi Juniors el cuarteto de los nuevos empresarios que han crecido aceleradamente y ya forman el universo burgués del grupo Kirchner.
            Es un sector que ha crecido al amparo de las licitaciones del Estado como ha sido históricamente. Así han crecido empresas como Roggio o Cartellone, que ahora se presentan asociados a los empresarios del Kirchnerismo y han ganado nuevas licitaciones de obras.
           
Fuga de capitales       
            Digamos en primer lugar que según la información a comienzos de Mayo, que la fuga de capitales en los primeros cuatro meses del año ascendía a los 3.800 millones de dólares. Durante el año 2009 se estimó en 20 mil millones de dólares.
            Recordemos que esto sucedía mientras se discutía si hay que pagar la deuda externa con fondos del Central, es decir, “desendeudarnos” para poder acudir al crédito internacional a tasas bajas. Tal la tesis del gobierno.
            Pero recordemos que casi toda la Oposición votó a favor del Gobierno para “volver” al mercado de capitales. Tampoco chistó cuando hace 3 años el gobierno Kirchner pagó 10 mil millones de dólares al FMI, en plena bancarrota de éste.

            La acumulación de capital es el resultado del ahorro nacional, de la riqueza creada por el trabajo nacional de todas las actividades económicas. Al estar la economía argentina en su mayor parte en manos de empresas extranjeras, éstas emigran sus ganancias a sus casas matrices, pero además, quienes se enriquecen con esas ganancias, fugan gran parte de su capital hacia el exterior.  También hay grandes productores como Reuteman que tiene depósitos en Suiza.
            El pretexto: no hay seguridad para el capital. Entonces nos preguntamos: ¿Cómo obtuvieron esas ganancias?
            También los sectores de la burguesía nacional de acuerdo a su escala, fugan capitales al circuito financiero internacional. Y la pequeña burguesía y la no tan pequeña ya depositó sus ahorrillos en Montevideo por varios millones.  Pero son las empresas extranjeras y todas aquellas que tienen en su cartera un porcentaje de inversión externa las principales en fugar capitales.
            Veamos una lista de empresas a las que todos le compramos  a diario porque son las dominantes en la actividad económica del país:

Repsol, Coca Cola, Unilever, American Express, Microsoft, Banco Santander, Quilmes, Google, Nestlé, Toyota, Ford, Petrobras, VW, Telefónica, Kimberley Clark, IBM, Apple, McDonalds, H.Packard, Shell, Esso, Mercedes Benz, Bayer, Sony, LAN, Mapfre, Telecom, Zurich, Chandon, Dow Chemical, Syngenta, Seminis, Monsanto, Nike, BBVA, Fedex, Peugeot Citroen, HSBC, Walmart, Allianz, Kraft Foods, Panamerican Energy, Edesur, Cargill, Bunge, Nidera, Glencore, Dreyfus, Noble, Exxon Mobil, Novartis, Acindar Arcelor Mitytal, Edenor, Metrogas, Cisco Systems, Nokia, Danone, 3M, Johnson & Johnson, Claro, Oracle, Manpower, Visa, Roemmers, Novo Nordisk, Standard Bank, Loma Negra, Adidas, Basf, Pricewaterhouse, Dell, Dupont, Fiat, Carrefour, etc.
            También habría que sumar empresas Mineras, de Seguros, de Agroquímicos, Petroleras como British, Farmacéuticas, Editoriales, Radios, etc., etc.
            Hay empresas como Siemens, General Electric y Osram que prácticamente dominan todo el sector eléctrico, electromecánico y de generación eléctrica en el país. Importamos como se sabe Usinas completas Siemens de Alemania. Y son extranjeras las concesionarias de los servicios de subterráneos y trenes metropolitanos, que son subsidiados para mantener el precio del boleto.
            La exacción de capital generado en el país es un drenaje continuo de la riqueza creada día a día en el país.
            La fragilidad de la economía argentina se basa en que continúa siendo exportadora en su mayor parte de productos del agro y es importadora de bienes industriales intermedios o terminados, además de productos textiles, zapatos, juguetes, maquinarias, bicicletas, químicos etc., principalmente de China. Nuestro balance comercial con China, que fue superavitario durante unos años, ha dejado de serlo a partir del 2008.
            Generalmente se considera que la automotriz es una industria nacional, pero en realidad son actualmente Armadurías, porque más de 50% de un automóvil o camión, (salvo excepciones) se arma solamente en el país. Y los fabricantes de autopiezas están en su mayoría en Brasil.

            Todas las empresas extranjeras como se sabe pueden girar sus ganancias legalmente al exterior, no obstante lo cual la fuga de capitales aumenta año a año.
           
            En este sentido las grandes empresas como Arcor, Molinos Río de La Plata y demás grandes empresas con predominio de capitales nacionales, o grupos Multimedios, están más vinculados al mercado interno y deben reinvertir en el país; al margen de la fuga de capitales de sus dueños o directivos de alto nivel. En el caso de empresas como Arcor que ya se han proyectado a países vecinos, o Molinos que exporta a países vecinos  o las empresas de maquinaria rural y otras que exportan, ya retornan parte de sus ganancias al país.
            Podría decirse que Arcor es una gran empresa de burguesía nacional.
            Podría decirse que Aceitera General Deheza es otra gran empresa de burguesía nacional. Ha realizado inversiones en una línea ferroviaria. Y es la principal agroindustria de la soja.

            ¿Como crece y se desarrolla la burguesía?
           
            En esta etapa del desarrollo económico nacional y en el marco de la globalización financiera mundial requieren del favor del Estado.
            Es muy diferente al proceso generado a fines del siglo XIX y comienzos del XX con la industria de la alimentación y la acumulación del capital terrateniente.
            Hoy el “reparto” de lo principal de la “torta” está en manos externas. En el campo el proceso de los últimos 30 años está en manos de los pools de siembras y los inversores y acaparadores de tierras de los pequeños productores. Cien mil de ellos han desaparecido desde Menem hasta hoy.
            La acumulación de capital hoy más evidente es a partir de las licitaciones de obras y del manejo bancario. El grupo Eskenazi creció en base al apoderamiento de Bancos. El banquero Britos es otro nuevo gran burgués nacional, esta vez bancario.
            Quienes acumulan en el campo se extienden a inversiones en Hoteles, emprendimientos turísticos inmobiliarios, countrys, barrios cerrados, etc. También hay nuevos burgueses que fueron herederos de tierras en las periferias de las grandes ciudades, especialmente en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario, etc. que han especulado con la posesión de la tierra y se han enriquecido con la nueva distribución territorial que se observa en los emprendimientos inmobiliarios y urbanizaciones. Los Intendentes del Gran Buenos Aires han hecho enormes ganancias con las urbanizaciones de las zonas periurbanas.
            En el interior los dueños de la tierra y los que se apoderaron de ella en los años dorados del Menemismo, ostentan hoy grandes fortunas a expensas de la deforestación maderera, de algunas agroindustrias y otros negocios como las desgravaciones impositivas.
           
            Se está produciendo en la Argentina un nuevo proceso de acumulación “primitiva” en los últimos 30 años a partir de la orden de largada del menemismo .

            A diferencia del gobierno argentino, los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia están profundizando el proceso de recuperación de sus fuentes principales de riquezas; hasta Chile mantiene el cobre en manos estatales y no privatiza lo esencial de su minería.

            El gobierno argentino es un gran recaudador de la exportación de las empresas multinacionales pero el capital no está encaminado a reconstruir la industria, ni recuperar la energía, ni los seguros ni la industria alimenticia.
            Ahora está pagando una deuda externa fraudulenta para volvernos a endeudar en Bonos que tendrá que pagar las nuevas generaciones.
            Esta es a grandes rasgos la base de la acumulación de capital que ha hecho crecer un sector social enriquecido en la Argentina, primero con la transformación menemista y el saqueo correspondiente, y después de un breve intervalo de crisis generado por la enorme deuda externa, volvió a desarrollarse con el viento de cola de la economía mundial y por la demanda de China que generó el proceso de concentración en el campo.
            Vendrán nuevos Gobiernos y habrá nuevos actores junto a la tradicional gran burguesía “argentina” que continuarán compitiendo para recibir los favores del Estado.