Partido Socialista Argentino              por el Frente Popular

recuperacion Socialista

Buenos Aires- Primera Edición: 1º de Mayo 2007 

 

 

LA CRISIS MUNDIAL DEL CAPITALISMO
Diferencias y similitudes con la del '30

Diciembre '08

            La principal diferencia con la Gran Depresión del año '30 que en realidad comenzó el 29, es que entonces, el Capitalismo de las grandes potencias no estaba globalizado como a partir de los '90. En el '73 la gran "crisis" de la OPEP originó que  gigantescas masas de petrodólares se acumularan en  los bancos occidentales, y provocara a partir de entonces, el enorme endeudamiento de los países del Tercer Mundo hacia los centros financieros, dominados por los bancos norteamericanos y europeos.
                A partir de los '90 y coincidiendo con la desaparición de la URSS, se hizo más evidente la tesis de Marx y Engels de la globalización que ya se describe en el Manifiesto Comunista de 1848, más tarde definida por Lenin en "El imperialismo, fase superior del Capitalismo".
            La Globalización tal como la conocemos hoy, se desarrolló a partir de entonces cuando se concentraron los grandes grupos bancarios.
            En los '90 tuvieron su mayor crecimiento y aquí ya en la Dictadura se crearon tantos Bancos como restaurantes. Hoy queda un puñado de Bancos extranjeros muy fuertes (City group, Santander Rio, y el HSBC, además del Nación. Le siguen los nacionales Galicia y Credicoop.
            La Globalización ha sido como una etapa superior al imperialismo y en general se puede decir que es una mayor fusión aún que la definida hace mucho tiempo entre el capital industrial y financiero de las grandes potencias imperialistas que dominan el mundo, con preeminencia, hasta hoy al menos, del capitalismo anglo-norteamericano.
            La emergencia de China como potencia económica aparece como la próxima potencia imperialista aunque más difícil porque tiene varios imperialismos con quienes "competir",  si seguimos  clásica definición del imperialismo de Lenin, que fué desarrollada a partir de trabajos de socialistas alemanes.
            Hoy China le vende a EE.UU. (hasta Noviembre '08) el 40% de sus exportaciones (que en gran parte provienen  de  filiales de empresas norteamericanas, japonesas, etc. en su territorio). De manera que la primera consecuencia de la crisis en Estados Unidos debería ser una caída en la producción en China.  El segundo exportador mundial ( o primero según algunos) es Alemania, que supera a Estados Unidos. También aquí debería resentirse en el corto plazo la exportación y por ende la actividad económica con secuela de desocupación.
            Paul Samuelson  escribe en Eco Clarin algunos disparates sobre Marx, Lenin, Stalin, Castro, Castro y Corea del Norte y atribuye la crisis a Milton Friedman y Friedrich Hayek, teóricos del laissez faire dice, causantes de "un liberalismo sin regulación, "raíz de todos los males de hoy" pontifica. Y luego de explicar como fue la ingeniería financiera que provocó el estallido en EEUU dice como conclusión:
"La mayoría de las pérdidas serán permanentes, como lo fueron en 1929-32. Sin embargo, con suficiente cantidad de dinero fresco de la Fed y del Tesoro de EEUU, la recuperación y la estabilidad serán posibles."
            El presidente Sarkozy dijo: "Hay una idea de la globalización que llega a su fin junto con el fin de un capitalismo financiero que impuso su lógica a toda la economía",
            Es que acaso termina una etapa del capitalismo imperialista? Acaso el imperialismo cesará de luchar por mayores zonas de influencia, mercados y demás? Acaso caerá la industria de armamentos en EEUU. y demás potencias imperialistas?
Ningún economista  anticipó hasta hoy cual será la consecuencia en la producción y en el intercambio de bienes, es decir en el comercio mundial. Exceptuando la saturada producción de automóviles.
            Tampoco si las factorías industriales asiáticas, particularmente en la India- continuarán funcionando al nivel que lo hacen hasta hoy.
            Al cierre de esta nota, la desocupación ascendía en EEUU al 7% que es igual a la de los años '80 y muy inferior a la de la crisis del '30. La reunión de la OPEP en diciembre 08 parece indicar que regularán la producción; ellos producen el 43% del petróleo, pero las refinerías y las 5 multinacionales del petróleo (Exxon, Shell, British Petroleum, Total y Chevron, tienen acuerdos político-estratégicos basados en su poderío industrial petrolero y el transporte internacional. En el otro sector figuran Rusia con el 12,6% y una gran cantidad de otros países que no forman parte de ninguna organización, ya que figuran países como México (4,4%) Canadá (4,1%) China (4,8%) Brasil, 2,3%, Reino Unido 2%, Noruega 3%, EEUU 8% y "otros" con el 15%. De manera que el precio de hecho, está manejado por el puñado de multinacionales (entre ellas la British) y el tradicional aliado anglo-norteamericano, Arabia Saudita, dueña de las mayores reservas mundiales.
En Argentina, mientras no el gobierno no cambie lo esencial del modelo menemista, seguirá siendo el Modelo Kirchner-Repsol. (léase en este sitio, la nota YPF)
            La caída estrepitosa del valor del petróleo crudo, (al escribir esto estaba en 37 dólares contra 140 de 5 meses atrás) debería implicar bajar la presión sobre los costos del comercio internacional y facilitar la producción de commodities a un precio menor, porque deberían bajar los precios de los agroquímicos y fitosanitarios, fletes, logística, etc., con efectos secundarios en la producción de biocombustibles.   
Hasta el momento -la crisis recién comienza- no se la puede parangonar con aquella.
Que pueda ser igual o peor, nadie lo sabe ni lo puede afirmar ahora. Nadie lo ha podido sostener con fundamentos económicos concretos.  


 
            Nosotros creemos que el capitalismo imperialista tiene hoy más recursos para "salvarse" y diluir su crisis en la economía global. El "Nobel" Stiglitz había dicho que los trabajadores en el mundo, no aceptarían ya mayor recorte a sus salarios en el mundo, sin reacciones. Pero ya se sabe que en muy pocos países encontramos hoy, síntomas de una reacción obrera generalizada, pero tampoco podemos decir que no se producirán en la medida que luego de la "primavera económica" que vivió el mundo explotado en los últimos 5/8 años, vuelva a sentir otro ajuste en sus salarios luego de que conoció un período consumista real. Período "consumista" que se basó más en el consumo chatarra proveniente de factorías asiáticas, ya que desde el punto de vista alimentario, nuevamente se acerca a un mil millón de habitantes con hambre según la FAO.
Llama la atención la caída del precio del petróleo y permite deducir la causa de la suba escandalosa hasta más de 140 dólares; entonces, muchos analistas económicos, hablaban de que llegaría a 200. Ahora está a 40 dólares, lo que prueba que aquella escalada obedece simplemente a una especulación provocada por un minúsculo grupo de la plutocracia norteamericana y algunos de sus aliados árabes y de sus creaciones, los Emiratos árabes a lo que hay que agregar, los controladores del petróleo de Irak, como Cheney y el grupo Bush.
            La crisis del capitalismo, real, pero enmarcada en la especulación financiera, se produce en circunstancias en que la FAO señala que son casi  1.000 millones de habitantes en el planeta que sufren hambre, concretamente. Son 30 o 40 países en distinto grado que no pueden adquirir los suficientes alimentos para su población y los que lo hacen, tienen que subsidiar más para alimentar a sus poblaciones en condiciones de extrema pobreza.
            Situación que no se producía en 1930/40.
            Y esta situación sucede cuando un puñado de empresas, encabezada por la Cargill, controlan cada vez más el comercio internacional.
            Cuando tres grupos navieros dominan el comercio mundial.
            Dos grandes grupos: Seminis-Monsanto y Syngenta, controlan lo fundamental de la producción de semillas, agroquímicos, fitosanitarios y otros insumos en el mundo. Solo quedan pequeñas compañías químicas, algunas grandes en la India o China, que compite con el glifosato con Monsanto.  Las pequeñas compañías nacionales sustentan algunos insumos o importan drogas para formular genéricos. Monsanto, tuvo beneficios por 570 millones de dólares en Argentina en 2008 según su balance financiero.
            En la industria farmacéutica y bioquímica la situación es similar. Los grandes laboratorios son norteamericanos, alemanes o suizos. Los nacionales, viven copiando y ocupando un lugar del mercado en productos de menor consumo.
            La industria alimenticia en la Argentina, la "madre" de la industria nacional, está desde el menemismo en manos de cuatro cadenas: francesa, norteamericana, suiza y holandesa; le siguen algunas italianas y españolas. Si hasta la industria frigorífica está como en la época de Lisandro de la Torre. Los brasileños que nos superaron como exportadores de carne vacuna, son dueños de los principales frigoríficos aquí.
           
            La crisis internacional que deriva en mayor o menor grado a los países dependientes, no castigará tanto a la Argentina como a Brasil, porque EEUU no es nuestro mercado principal de las exportaciones, pero sí lo es de las importaciones que se encarecerán. Lo más grave es la deuda externa que el gobierno sigue pagando religiosamente, después del desatino de pagar 10 mil millones de dólares al FMI durante el gobierno de Nestor Kirchner.
            Según analistas, el gobierno tendrá que pagar la deuda externa, con fondos de la reserva porque difícilmente vengan inversiones externas y el blanqueo es hasta el momento, imprevisible. Mientras que los planes sociales de subsidios, se irán pagando con los nuevos fondos de la ANSES engrosados con la estatización de los Fondos de Jubilaciones privadas que ha sido la mas importante medida tomada por el gobierno, anulando así una de las medidas más negativas del gobierno Menem■