Partido Socialista Argentino              por el Frente Popular

recuperacion Socialista

Buenos Aires- Primera Edición: 1º de Mayo 2007 

 

SOBRE EL IMPERIALISMO


Resumen de textos
V. Lenin – Extractos de El imperialismo, fase superior del capitalismo – Esbozo popular
Escrito en Zurich en la primavera de 1916.
Obras Escogidas – Editorial Cartago

            Durante los últimos quince o veinte años, sobe todo después de la guerra hispano-norteamericana (1898) y de la anglo-boer (1899-1902), las publicaciones económicas, así como las políticas, del Viejo y Nuevo Mundo, utilizan cada vez más el concepto de “imperialismo” para caracterizar la época que atravesamos. En 1902 apareció en Londres y Nueva York la obra del economista inglés J.A.Hobson El imperialismo (…) hace una descripción excelente y detallada de las particularidades económicas  políticas fundamentales del imperialismo. En 1910 se publicó en Viena la obra del marxista austríaco Rudolf   Hilferding  El capital financiero. A pesar del error del autor en cuanto a la teoría del dinero, y de cierta tendencia a conciliar el marxismo con el oportunismo, la obra mencionada constituye un análisis teórico extremadamente valioso de la “fase contemporánea de desarrollo del capitalismo”. 
            El capitalismo en su fase imperialista conduce de lleno a la socialización de la producción en sus más variados aspectos; arrastra, por decirlo así, a los capitalistas, en contra de su voluntad y conciencia a un nuevo régimen social, de transición entre la absoluta libertad de competencia y a la socialización completa.
            La producción pasa a ser social, pero la apropiación continúa siendo privada. Los medios sociales de producción siguen siendo propiedad privada de un reducido número de individuos. Se conserva el marco general de la libre competencia formalmente reconocida, y el yugo de unos cuantos monopolistas sobre el resto de la población se hace cien veces más duro, más sensible, más insoportable.
            Traducido al lenguaje común, esto significa: el desarrollo del capitalismo ha llegado a un punto tal, que, aunque la producción mercantil sigue “reinando” como antes yes considerada la base de toda la economía, en realidad se halla ya quebrantada, y las ganancias principales van a aparar a los “genios” de las maquinaciones financieras. Estas maquinaciones y estos chanchullos tienen su base en la socialización de la producción; pero el inmenso progreso de la humanidad que ha llegado a esa socialización, beneficia  … a los especuladores. Más adelante veremos cómo, “sobre esta base”, la crítica pequeñoburguesa y reaccionaria del imperialismo capitalista sueña con volver atrás, a la competencia “libre”, “pacífica” y “honrada”.
            Los Bancos y su nuevo papel
            La operación fundamental e inicial que los bancos realizan es la de intermediarios para los pagos. En relación con ello, convierten el capital monetario inactivo en activo, esto es, en capital que rinde beneficio; reúnen toda clase de ingresos metálicos y los ponen a disposición de la clase capitalista.
            A medida que van aumentando las operaciones bancarias y que se concentran en un número reducido de establecimientos, de modestos intermediarios que eran antes se convierten los banco en monopolios omnipotentes, que disponen de casi todo el capital monetario de todos los capitalistas y pequeños patronos, así como de la mayor parte de los medios de producción y de las fuentes de materias primas de uno o de muchos países. Esta transformación de los numerosos y modestos intermediarios en un puñado de monopolios constituye uno de los procesos fundamentales de la transformación del capitalismo en imperialismo capitalista, y por eso debemos detenernos en primer término, en la concentración bancaria.
            “Una parte cada día mayor del capital industrial –escribe Hilferding – no pertenece a los industriales que lo utilizan. Pueden disponer del capital únicamente por mediación del banco, que representa, con respecto a ellos, a los propietarios de dicho capital. Por otra parte, el banco también se ve obligado a colocar en la industria una parte cada vez más grande de su capital. Gracias a esto se convierte, en proporciones crecientes, en capitalista industrial. Este capital bancario –por consiguiente, capital en forma de dinero-, que por ese procedimiento se trueca en la práctica en capital industrial, es lo que se llamo “capital financiero”. Capital financiero es el capital que se halla a disposición de los bancos y que utilizan los industriales.”
            Concentración de la producción; monopolios que se derivan de la misma; fusión o entrelazamiento de los bancos con la industria: tal es la historia de la aparición del capital financiero y lo que dicho concepto encierra.
            En Alemania la ley no permite acciones de menos de mil marcos, y los magnates financieros del país vuelven los ojos con envidia hacia Inglaterra, donde la ley consiente acciones hasta de una libra esterlina (es decir, de 20 marcos, o alrededor de 10 rublos). Siemens uno de los “reyes financieros” e industriales más poderosos de Alemania, manifestó el 7 de junio de 1900 en el Reichstag que “la acción de una libra esterlina es la base del imperialismo británico”. Este negociante tiene una concepción considerablemente más profunda, más “marxista” de lo que es el imperialismo, que cierto indecoroso escritor que se considera fundador del marxismo ruso, (Plejanov) y que supone que el imperialismo es un defecto propio de uno de los pueblos…
            Algunos escritores burgueses (a los cuales se ha unido ahora K.Kautsky, que traicionó completamente su posición marxista, por ejemplo de 1909) han expresado la opinión de que los cárteles internacionales, siendo como son una de las expresiones de mayor elieve de internacionalización del capital, permiten abrigar la esperanza de que la paz entre los pueblos llegará a imperar bajo el capitalismo. Esta opinión es desde el punto de vista teórico completamente absurda, y desde el punto de vista práctico un sofisma, un medio de defensa poco honrado del oportunismo de la peor especie. Los cárteles internacionales muestran hasta qué grado han crecido ahora los monopolios capitalistas y cuáles son los objetivos de la lucha que se desarrolla entre los grupos capitalistas.
            La época del capitalismo contemporáneo nos muestra que entre los grupos capitalistas se están estableciendo determinadas relaciones sobre la base del reparto económico del mundo, y que, al mismo tiempo, en conexión con esto, se están estableciendo entre los grupos políticos, entre los }estados, determinadas relaciones sobre la base del reparto territorial del mundo, de la lucha por las colonias, de la “lucha por el territorio económico.”
            La salvación está en el monopolio, decían los capitalistas al fundar cárteles, sindicatos y trusts. La salvación está en el monopolio, repetían los jefes políticos de la burguesía, apresurándose a adueñarse de las partes del mundo todavía no repartidas. Y Cecil Rhodes, según cuenta un íntimo amigo suyo, el periodista Stead, le decía a éste en 1895 a propósito de sus ideas imperialistas: “Ayer estuve en el East-End londinense (barriada obrera) y asistí a una asamblea de parados. Al oír allí discursos exaltados cuya nota dominante era ¡pan!, ¡pan!, y al reflexionar, de vuelta a casa, sobre lo que había oído, me convencí, más que nunca de la importancia del imperialismo (…). La idea que yo acaricio representa la solución del problema social: para salvar a los cuarenta millones de habitantes del Reino Unido de una guerra civil funesta, nosotros, los políticos coloniales, debemos posesionarnos de nuevos territorios; a ellos enviaremos el exceso de población ly en ellos encontraremos nuevos mercados para los productos de nuestras fábricas y de nuestras minas. El Imperio, lo he dicho siempre, es una cuestión de estómago. Si queréis evitar la guerra civil, debéis convertiros en imperialistas.”
El imperialismo fase superior  ….
            El imperialismo surgió como desarrollo y continuación directa de lasl  propiedades fundamentales del capitalismo en general. Pero el capitalismo se trocó en imperialismo capitalista únicamente al llegar a un grado muy alto de su desarrollo, cuando algunas de sus características fundamentales comenzaron a convertirse en su antítesis, cuando tomaron cuerpo y se manifestaron en toda la línea los rasgos de la época de transición del capitalismo a una estructura económica y social más elevada. Lo que hay de fundamental en este proceso, desde el punto de vista económico, es la sustitución de la libre competencia capitalista por los monopolios capitalista.
            Si fuera necesario dar una definición lo más breve posible del imperialismo, debería decirse que el imperialismo es la fase monopolista del capitalismo. Esa definición comprendería la principal, pues, por una parte, el capital financiero es el capital bancario de algunos grandes bancos monopolistas  fusionado con el de los grupos monopolistas industriales y, por otra, el reparto del mundo es el tránsito de la política colonial, que se extiende sin obstáculos a las regiones todavía no apropiadas por ninguna potencia capitalista, a la política colonial de dominación monopolista de los territorios del globo enteramente repartido.
            Pero las definiciones demasiado breves, si bien son cómodas, pues recogen lo principal, resultan insuficientes (…) conviene dar una definición del imperialismo que contenga los cinco rasgos fundamentales siguientes:

  1. La concentración de la producción y del capital llegada hasta un grado tan elevado de desarrollo, que ha creado los monopolios, los cuales desempeñan un papel decisivo en la vida económica;
  2. La fusión del capital bancario con el industrial y la creación, sobre la base de este capital “financiero”, de la oligarquía financiera;
  3. La exportación de capitales, a diferencia de la exportación de mercancías, adquiere una importancia particularmente grande;
  4. La formación de asociaciones internacionales monopolistas de capitalistas, las cuales se reparten el mundo, y
  5. La terminación del reparto territorial del mundo entre las potencias capitalistas más importantes.

            El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en que ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido señalada importancia la exportación de capitales, empezado el reparto del mundo por los trusts internacionales y terminado el reparto de toda la tierra entre los países capitalistas más importantes.