A 100 años de la Revolución Socialista

Documento en desarrollo

“Hasta 1861 el pueblo de Rusia estaba formado  principalmente por siervos, que eran, en todos sentidos y para todos los efectos, propiedad de las clases terratenientes. A pesar de esto existieron adelantos industriales, pero en su mayor parte se trató de fábricas nacionales, para la producción de municiones, o talleres, propiedad de terratenientes, en los que trabajaban  los siervos. “

“Así, a despecho de las tremendas dificultades y reveses, Rusia ha experimentado, bajo el gobierno comunista, la más rápida transformación económica de la historia humana. La Unión Soviética se ha estado esforzando por saltar de los métodos más primitivos de la empresa productiva a los más adelantados,  brincando todas las etapas intermedias por las que han pasado Estados Unidos y Europa Occidental durante los últimos doscientos años.”

“En cierto modo eso ha sido posible porque la Unión Soviética no es una democracia controlada por el consumidor, sino una autocracia autoritaria bajo control comunista; pero, cualquiera que sea la razón, se ha revelado sin lugar a dudas que el capitalismo no es el único sistema económico capaz de utilizar las modernas técnicas científicas y de emprender grandes proyectos de desarrollo de capital.”

Del libro  “Introducción a la historia económica”   de G.D.H Cole, profesor de Economía en Oxford; marzo de 1952-(*)

(1)    Fondo de Cultura Económica, Segunda reimpresión  argentina 1985

 

 

Se cumple el centenario de la Revolución de Octubre de 1917 que constituyó la Unión de Repúblicas  Soviéticas Socialistas.

Ríos de tinta correrán  por los medios de comunicación. Habrá homenajes de recordación en todos los rincones del mundo. La reacción imperialista con su gigantesco aparato de comunicación global, tratará de oscurecer y falsear la historia verdadera, relativizando o condenando la revolución.

Después de la Revolución popular de Febrero que destronó al Zarismo, Rusia con Kerenski al mando continuaba la guerra  interimperialista.  Pero miles de campesinos soldados dejaban el frente y retornaban a sus pueblos y aldeas. Cientos de miles de obreros y campesinos murieron en esa guerra.

Lenin regresa a Rusia. Los Soviet de soldados y obreros se organizan y multiplican. Los Soviets se van constituyendo en los órganos de poder de la Revolución.

El Partido bolchevique con Lenin, Trotsky y Stalin al frente preparan la insurrección, en pugna con los mencheviques y los eseristas.

Llega la hora de la toma del Poder político por miles de soldados y obreros en San Petersburgo y Moscú.  La consigna de Lenin “Todo el Poder a los Soviets, Paz, Pan y Tierra” triunfa y se instala por primera vez en la historia un gobierno que va a eliminar del poder político y económico, al  régimen de terratenientes, aristócratas  y la gran burguesía en el gobierno; revolución  que viene a reemplazar al sistema capitalista.

Se inicia por primera vez la construcción de un régimen socialista en la historia.

 

Resultado de imagen para Lenin

Lenin en la Plaza Roja de Moscú

 

El periodista norteamericano Jhon Reed escribe “10 días que conmovieron el mundo”.

La Revolución repercute en todo el mundo. Las masas trabajadoras bajo distintos regímenes de explotación y superexplotación en campos, minas  y ciudades, se rebelan bajo  múltiples y  diversas formas.

Pero las potencias imperialistas y las fuerzas del zarismo se unen en una sola consigna: invadir Rusia e impedir la consolidación de la revolución socialista.

Invadida Rusia se genera una guerra civil postrevolucionaria que provoca hambrunas y millones de muertos., que se suman a los millones de campesinos y obreros sacrificados en la Iª guerra mundial.

En medio de enormes sacrificios del pueblo ruso  el Ejército Rojo de la Revolución va derrotando a los restos del ejército Blanco zarista coaligado a las potencias imperialistas.

Rusia firma la paz con Alemania perdiendo gran parte de su territorio, e inicia luego del fin de la guerra civil, una gigantesco proceso de transformación económica y social que genera la adhesión de millones de trabajadores en todo el mundo, desde Alaska a Tierra del Fuego, en toda Europa sumida en la destrucción de la guerra interimperialista y en todos los confines de la tierra. En China se produce una Revolución patriótica antiimperialista en 1925 encabezada por Sun Yat Sen contra los señores feudales de la guerra y las potencias occidentales que ocupan Shanghai  y gran parte de China,  y se inicia una larga lucha hacia la segunda gran revolución socialista.

La Revolución Soviética genera una gran convulsión en muchos países. Trabajadores y campesinos  de todo el mundo invocan la revolución.

Los partidos Socialdemócratas y Socialistas en Europa como en nuestro país debaten su adhesión a la gran Revolución Soviética.

En media Alemania se produce en 1918 la Revolución y se forman Soviets (Consejos) de obreros y soldados dirigidos por el Partido Socialista y se toma el Poder en  el Norte.  Divisiones en el seno del socialismo provocan la represión al grupo Espartaco que luego sería el Partido Comunista alemán. Son asesinados Rosa Luxemburgo y Karl  Liebnecht sus principales dirigentes.  Destronado el Kaiser se constituye la República de Weimar, dirigida ya por la Socialdemocracia que reprime la insurrección obrera y popular.

Rosa Luxemburgo polemizaba con Lenin respecto a la vigencia de los Soviets como la base del poder de la Revolución.

En Rusia, la reacción interna e internacional no ha sido derrotada.

Anarquistas y pseudo patriotas convergen en el sabotaje  contra el nuevo poder.  Lenin es baleado y muere en 1924 dejando a Rusia sin su mente más clara y profunda.

Se inicia (como en toda Revolución) una lucha interna por el camino que debe tomar. Los Soviets van perdiendo el poder del Estado.

Se  va formando el poder absoluto y centralizado en el Partido y se conforma  una dictadura del Partido y el Ejército.

 Se lleva adelante una transformación gigantesca  en todos los sectores de la economía y del nuevo  Estado. Los trabajadores y campesinos realizan sacrificios inhumanos en la construcción de la nueva Rusia en la creación de la estructura de la energía,  ferrocarriles, grandes obras hidráulicas, caminos  y el armamento.

En 1920/21 en casi todo el mundo se produce la división en los Partidos Socialistas –incluso en nuestro país- cuando la disidencia de esos partidos -crean los Partidos Comunistas en cada país, partidos que con algunas excepciones pasaron a ser ya en la década del ’30  prácticamente satélites del PC de la URSS.  Crisis políticas e ideológicas y represión que influirían negativamente tanto en la guerra civil española, como en México (con el asesinato de Trotzky)  y en nuestro país con desviaciones y errores que llevaron al PC a integrar la Unión Democrática en 1946, lo  que llevó  a la pérdida de la influencia del PCA en los Sindicatos como el de la carne y otros. Por su parte el Socialismo de JB Justo se transforma en un partido socialdemócrata, destacándose Alfredo Palacios, Mario Bravo y otros.

 

La lucha interna en la URSS  se  profundizó a partir de 1926 y llegaron los juicios  a los sectores trotskistas. Toma cuerpo en los años ’30 la penetración del espionaje inglés y norteamericano que agudiza todas las contradicciones y se produce una represión y ‘purgas’  internas indiscriminadas contra el trotskismo  extendiendo y ampliando  el radio de la represión que lleva a cabo  el Partido y la Cheka, (después  KGB). Stalin suprime todo tipo de disidencia y discusión. Asumiendo un grave  error teórico,  sostenía  que en Rusia había terminado la lucha de clases; por lo tanto, cualquier disidencia política se consideraba un enemigo  o un espía de potencias extranjeras.

Trotsky es expulsado del gobierno y más tarde enviado fuera de Rusia. En 1940 es asesinado en México.

En forma simultánea se va produciendo un enorme desarrollo industrial que  permitió después de  la invasión alemana en la IIª Guerra mundial (que le provocó  millones de muertos y 700 pueblos y ciudades destruidas como Stalingrado),  derrotar al nazismo y liberar media Europa llegando a la mitad del territorio alemán. Stalin muere en 1953.

Pocos años después en 1956 la URSS coloca el primer satélite alrededor del planeta y después el primer hombre en circunnavegar la Tierra: Yuri Gagarin. Rusia ya aventajaba a los EE.UU. en esta tecnología. Pero le demandaba enormes recursos internos. A diferencia de los países industrializados Rusia no tenía ni fábricas, ni bancos ni empresas  fuera de su país que le generaran recursos externos.

La guerra fría y la competencia armamentista,   el desarrollo económico de los Estados Unidos, (el verdadero ganador de la II guerra) la división de Alemania y las crisis ideológicas,  políticas y económicas en el Este europeo (Yugoeslavia, Checoeslovaquia, Hungría, Polonia, etc.) fueron minando  el Campo Socialista y la misma Unión Soviética. Años después la URSS invadiría Checoeslovaquia abortando  un modelo socialista propio y tiempo después invadiría Afganistán como un país imperialista.

La URSS mediante el GOSPLAN  ponía el acento en la industria pesada para la industria militar y del espacio y dejando de lado la industria liviana y la de los bienes del consumo y la demanda popular. Las viviendas se entregaban sin artefactos de los baños y de las cocinas, lo que dio origen a un “mercado negro”  de materiales y trabajadores fuera del sistema legal.

Surgían los problemas en el campo donde miles de campesinos  eran exaccionados en sus cosechas.

El mundo capitalista occidental se fue imponiendo mediante la extensión de sus grandes empresas, exportando capital  y las imposiciones del Fondo Monetario Internacional y más tarde el Banco Mundial,  extendiendo  la influencia política y económica en casi todo el mundo

El desarrollo científico, industrial y tecnológico occidental fue superando a la URSS en muchos campos de la economía.

Ya en el año 1960 se produce la disputa entre los partidos comunistas de China y la URSS. En a famosa carta de Mao Tsetung al Partido Comunista de la URSS, les decía que por ese camino iban al capitalismo.

Ya no fue la invasión de los ejércitos de Occidente a su territorio sino una crisis interna entre el camino socialista y el capitalista en el seno del Partido y del Estado hasta su crisis final simbolizada en la caída del muro de Berlín.

Esto decía Mao:

Respecto a las  fuerzas de la sociedad burguesa que  siguen actuando  en las sociedades de transición al socialismo:

 

“La sociedad socialista cubre una etapa histórica bastante larga. Durante ella siguen existiendo las clases las contradicciones de clase y la lucha de clases; existen la lucha entre el camino socialista y el capitalista y el peligro de una restauración capitalista. Es preciso comprender lo largo y complicado de esta lucha y aumentar nuestra vigilancia. Es necesario realizar la educación socialista. Es necesario comprender y tratar  de manera correcta el problema de las contradicciones de clase y de la lucha de clases y distinguir acertadamente las contradicciones entre nosotros y el enemigo de las existentes en el seno del pueblo, y tratarlas de manera correcta. De otro modo, un país socialista como el nuestro se convertirá en su contrario, degenerará y se producirá la restauración. De ahora en adelante, debemos hablar de esto cada año, cada mes, cada día, de modo que tengamos una comprensión relativamente clara de este problema y sigamos una línea marxista-leninista.”

La lucha interna también se produce dentro del Partido. Sus cuadros se convierten en una nueva clase ‘dirigente’ incontrolable y aparecen las tendencias al privilegio  que renacen continuamente en toda sociedad al amparo de la división social del trabajo; la restauración de la sociedad de clases se vuelve así inevitable.

 

El traspaso de la economía estatal de la URSS  a manos privadas se realizó  mediante una gigantesca distribución de “acciones” a todos los trabajadores de las decenas de  miles de empresas estatales, papeles que rápidamente pasaron a manos de burócratas del Estado y  de los intermediarios del poder estatal, generando capitalistas y millonarios  que se desparramaron por capitales del mundo capitalista no sin lucha de maffias  locales.

Un proceso similar fue sucediendo en China a la muerte de Mao Tsetung donde a diferencia de la URSS,  la misma estructura vertical del Partido y el Ejército chino, dirige el proceso de restauración  capitalista aunque  lo principal de la economía sigue como propiedad del Estado.

Desde el fin de la IIª Guerra, más de la mitad de los habitantes en el mundo experimentaban la construcción del socialismo por primera vez en la historia, pero se “olvidaba”  que las ideas de la burguesía y del poder de la aristocracia de las viejas monarquías  permanecían vivas y luchaba por sus intereses. Como en España donde la República derrotara a la monarquía y más tarde el fascismo con Franco y la ayuda de Hitler y Mussolini derrotara a la República y reinstalara una monarquía “democrática”.

Estados Unidos reconstruía la Alemania occidental mientras Rusia y los países del Este estaban devastados y destruidos.

Fue  en la postguerra,  cuando la URSS hacía el mayor esfuerzo en su reconstrucción, el mundo capitalista se extendía en todos los países de Occidente.

 

¿Fracaso o derrota del Socialismo?

Después de décadas  en la URSS y en China de desarrollo y construcción del socialismo y de la existencia de millones de personas integrantes del Partido, de la educación y de formación de generaciones en el socialismo, cabe preguntarse cual es la respuesta del pueblo ruso frente a la bancarrota de la URSS.

¿Fue la concentración de todo el Poder en el Partido y dentro de él, en una camarilla y un Secretario General y la KGB?

¿Fue la desaparición de los Soviets como órganos del poder del Estado?

¿Fue la creación de una capa burocrática que formó  una Nomenklatura extendida en todo el Estado que generó una clase burocrática gigantesca, nuevos gran burgueses en la realidad?

Deben ser los socialistas,   los obreros y el pueblo ruso que hoy soportan un régimen ejercido por una autocracia autoritaria en nombre de la “Gran Madre Rusia”, quienes encuentren la forma de reconstruir  los valores del socialismo  basado en las masas y  órganos de poder popular.

Como socialistas no creemos en el Fin de la Historia.

La Revolución que creó la primera gran experiencia socialista en la historia tomará  nuevos caminos no solo en Rusia, sino en los países gobernados por dinastías corruptas, gobiernos de la gran burguesía propietaria;  y otros gobiernos que cayeron en manos de burguesías nacionales que se corrompieron, no solamente en los países de Africa, desde que conquistaron su independencia  política.

En este centenario de la Revolución Soviética y Socialista, evocamos aquellos revolucionarios que conmovieron al mundo.

 

Partido Socialista Argentino

Agosto  2017