ECONOMIA CLASICA

Contribución a la crítica de la economía política

 

            “Uno de los defectos fundamentales de la economía política clásica es el no haber conseguido jamás desentrañar del análisis de la mercancía, y más específicamente del valor de ésta, la forma del valor que lo convierte en valor de cambio. Precisamente en la persona de sus mejores representantes, como Adam Smith y Ricardo, estudia la forma del valor como algo perfectamente indiferente o exterior a la propia naturaleza de la mercancía. La razón de esto no está solamente en que el análisis de la magnitud del valor absorbe por completo su atención. La causa es más honda. La forma de valor que reviste el producto del trabajo es la forma más abstracta y, al mismo tiempo, la más general del régimen burgués de producción, caracterizado así como una modalidad específica de producción social  a la par, y por ello mismo, como una modalidad histórica. Por tanto, quien vea en ella la forma natural eterna de la producción social, pasará por alto necesariamente lo que hay de específico en la forma del valor y, por consiguiente, en la forma mercancía, que, al desarrollarse, conduce a la forma de dinero, a la forma de capital, etc. He aquí por qué aun en economistas que coinciden totalmente en reconocer el tiempo de trabajo como medida de la magnitud del valor nos encontramos con las ideas más variadas s contradictorias acerca del dinero, es decir, acerca de la forma definitiva en que se plasma el equivalente general.” (…)

 

C.Marx - El Capital – Crítica de la Economía Política – Tomo I – Fondo de Cultura Económica. Octava reimpresión. Pags. 46 y 47.

 

 

“En la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forman la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social.”

 

Para los socialistas el modo de producción está integrado por las fuerzas productivas y las relaciones de producción. Las fuerzas productivas están constituidas por los instrumentos de producción con ayuda de los cuales se producen los bienes materiales, y por los hombres –con determinada experiencia productiva y hábitos de trabajo- que los manejan y efectúan la producción de los bienes materiales. Las relaciones de producción son los vínculos y relaciones que los hombres establecen dentro de un proceso de producción. Sólo a través de estos vínculos y relaciones los hombres se relacionan con la naturaleza y efectúan la producción. Las relaciones de producción engloban: el sistema de propiedad de los medios de producción (elemento principal de esas relaciones), las relaciones humanas en el trabajo, y el sistema de distribución.