Partido Socialista Argentino              por el Frente Popular

Buenos Aires- Primera Edición: 1º de Mayo 2007 

 

VENEZUELA Y ARGENTINA
Chavez y Kirchner-Cristina
Diferencias y semejanzas
Octubre 2012  
 
            El categórico triunfo del presidente Chávez en Venezuela destapó la histeria de los sectores liberales y neoliberales en nuestro país, tanto de sus partidos y dirigentes políticos como los de la prensa virulenta ani-KI que lidera el Grupo Clarín.
            El periodista Lanata, entregado en forma absoluta al grupo Clarín, renegado de un pasado propio de periodista independiente, encabeza hoy la campaña mediática contra Chávez y el Gobierno actual, con  el respaldo logístico del enorme poder del Grupo.
            En todo el período pre electoral al arco opositor al Gobierno “alertó” sobre los peligros de la “chavización” del gobierno actual y los “peligros” de que un triunfo de Chávez potencie las posibilidades de un triunfo del Frente para la Victoria en las legislativas del 2013 que le permitan una mayoría suficiente para reformar la Constitución y lograr la re  reelección de Cristina Fernández.
            Si hicieron así, muchas comparaciones del gobierno actual con el gobierno de Chávez. Queremos señalar aquí algunas de las  diferencias y semejanzas entre ambos gobiernos.

Desde el punto de vista ideológico

            El gobierno de Chavez se proclama antiimperialista y califica sin medias tintas  de imperialismo al gobierno norteamericano, condenando sus acciones imperialistas en Medio Oriente y todas las que cometió históricamente en Latinoamérica.
            Tanto en el comercio como en las relaciones internacionales el gobierno Chavez rechaza todo tipo de relacionamiento con el gobierno y las empresas  de Estados Unidos.

            El gobierno de Kirchner y el actual jamás calificó de imperialista al gobierno norteamericano y son evidentes las relaciones entre el Gobierno y numerosas empresas norteamericanas que tienen inversiones y grandes empresas radicadas en nuestro país en posiciones dominantes de su economía como Cargill, Monsanto, Ford, Kraft Food, Exxon, General Electric, Jonson & Jonson, solo por nombrar algunas.

            El gobierno de Chavez lucha por un modelo Socialista Bolivariano, tomando algunas categorías del marxismo con fundamentos de nacionalismo e independencia del Libertador Bolívar. Ha creado un partido Socialista que se va definiendo y profundizando en el proceso,  y lleva adelante una política de Frente Popular. Lucha por un modelo económico de fuerte presencia estatal en todos los sectores, proponiendo nuevas formas institucionales en una perspectiva socialista.

            El Kirchnerismo  se definió como “peronista” pero ha diluído completamente la figura del General Perón, quien, a juzgar por filósofos del kirchnerismo  el Perón de su último gobierno sucumbió ante la oligarquía y combatió a los sectores “revolucionarios” como  M ontoneros.
            La Agrupación “Camporista” es hoy su base política-ideológica reivindicando aquella línea política que tenía a Montoneros como su “brazo armado”.
            Se han olvidado de Perón y no hay un solo retrato del General en sus actos políticos, y apenas recuerda o utiliza la figura de  Eva Perón dentro de su estrategia de “género”.

            El gobierno Chavez critica fuertemente al sistema capitalista en todo el mundo y hace alianzas políticas de Estado a Estado con aquellos países invadidos o amenazados por el imperialismo como Irak, Pakistán, Irán y Palestina. Practica una fuerte adhesión a la Revolución Cubana y ayuda a Cuba suministrándole petróleo y realizando un intercambio económico, político y cultural de gran magnitud.

            El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner aboga por un “Capitalismo bueno” y califica a la Globalización Capitalista Financiera como un “capitalismo anárquico financiero”. El Gobierno de Kirchner había reconocido la Globalización del imperialismo como un hecho que había  que aceptar.  Decidió pagar una deuda externa de 10.000 millones de dólares a un FMI sumido en la crisis (por la imposibilidad de pago de  la enorme deuda externa de parte de numerosos países de Africa, Asia y América Latina) deuda que los argentinos hemos pagado sobradamente a partir de la vigencia de la Dictadura.
            En lo interno el gobierno trabaja por crear un nuevo sector de Gran Burguesía empresarial y bancaria, un Capitalismo “nacional” que sostenga el Modelo.

            Chavez expropió la siderurgia del grupo Techint en Venezuela.

El gobierno Kirchner consideró a Techint como burguesía nacional e intentó alianzas con el grupo que se trasnacionalizó, captó capital externo para invertir fuera del país y monopolizó la siderurgia argentina, aliándose con la Anglo-India Acelor Mital, una de las más grandes siderúrgicas del mundo.
Frecuentemente critica a las “Corporaciones” pero negocia con cada una de ellas, sea la Corpo financiera, la Industrial extranjera (automóviles, química, petroquímica, cemento, farmacéutica etc.) y  la Comercial.

            Chavez estatizó la empresa petrolera.

            El gobierno de CFK estatizó parcialmente YPF (luego de apoyar la venta del menemismo y mas tarde, la incorporación del grupo Eskenazzi)  y debe negociar con empresas como la British, la Exxon, Total y otras empresas extranjeras para lograr el autoabastecimiento.  Kichner había celebrado la privatización de YPF del Menemismo y ya durante su gobierno introdujo grandes capitalistas como los Eskenazi en YPF junto a Repsol.

 

SEMEJANZAS

Al parecer, hay corrupción en esferas oficiales civiles y militares en el Gobierno de Chavez.  Nadie está a salvo de corromperse en la función pública.

Desde el gobierno de Kirchner hasta aquí, hay muchos casos de corrupción que fueron a la Justicia y algunos siguen ahí.  Los juicios duran años ¡!! Hasta que prescriben.
Hay un proceso de enriquecimiento “legal” de funcionarios y amigos del gobierno de gran magnitud.
La misma Presidenta declara un patrimonio de 75 millones de pesos. Ella y sus hijos tienen ahora alrededor de 25 departamentos en alquiler entre ellos dos grandes hoteles. Tienen además un gran departamento en Nueva York. Por la renta de sus departamentos ganó 7 millones de pesos durante el año 2011 según su propia declaración jurada. Pero claro,  esto es LEGAL.

            En relación a los Medios de comunicación Chávez bloqueó legalmente a grupos golpistas que eran concesionarios de espacios de radios y televisión.

            El Gobierno CFK logró aprobar una nueva Ley de Medios, apoyada por sectores de centroizquierda, que mejora la pluralidad de medios y limita a aquellos grupos que poseen gran cantidad de espacios de TV, radios y cables, como el grupo Clarín.
Pero resta instrumentar la ley de manera que aquellos espacios que los grupos dominantes deben desprenderse no caigan en sectores de la gran burguesía propietaria o de nuevos capitalistas afines al Gobierno.

            El presidente Chavez prometió  el día del triunfo que en los años que restan el país debe llegar a “pobreza cero”. Y anunció un plan de viviendas, uno de los grandes déficits de su gobierno.

            El Gobierno de Cristina no tuvo en 5 años un plan de  construcción masiva de viviendas populares. El plan actual es muy limitado. Hay 3.5 millones de viviendas desocupadas en la Argentina en manos de rentistas (Censo 2010)  y  una demanda de 3 millones de viviendas. No hay un Banco Hipotecario Nacional como existió siempre. Fue  disuelto en el gobierno “Justicialista” de Menem-Cavallo apoyado por todo el arco “peronista”.
            La pobreza en la Argentina ha disminuído desde el año 2001 hasta hoy pero existe aún una extendida pobreza en todo el país que es subsidiada con diversos planes de asistencia social que la mantiene en sus mismos niveles.

            El gobierno de Chavez y el de Kircher  combatieron y derrotaron el proyecto del ALCA motorizado por el gobierno imperialista de Bush.  Asimismo crearon la UNASUR un instrumento que supera a la OEA.
            UNASUR es un instrumento de soberanía  latinoamericana y de autodefensa de los países latinoamericanos.
            UNASUR apoya la reivindicación argentina de las Islas Malvinas.
            UNASUR debería luchar por lograr una salida al mar para Bolivia y otras reivindicaciones.
           
            Respecto a la Minería el gobierno Chavez mantiene una política soberana de defensa de sus recursos.
            El gobierno de CFK acepta las exigencias de la Gran minería de la Barrick Gold y permite una super explotación incontrolada de los recursos como el oro, la plata, el cobre y otros.

            La estructura económica de Argentina y Venezuela son diferentes. Argentina está más diversificada  industrialmente pero es fundamentalmente, agrodependiente.
Venezuela es por su parte petróleo dependiente y si bien sus reservas son enormes, la caída del precio internacional en los años recientes provocó una caída del PBI durante dos años. Cuando el petróleo baja (como ahora que retrocedió a 90 dólares) Venezuela sufre.
            Argentina puede exportar muchos productos que Venezuela no produce como alimentos y productos industriales y alguna maquinaria y Venezuela nos vende petróleo y gas. Son economías complementarias. Y en materia petrolera Venezuela tiene tecnología industrial petrolera que podría favorecer a nuestro país.
            Cualquier Gobierno de Argentina debería mantener estos intercambios comerciales, favorables para ambas partes.
            La integración de Venezuela en el Mercosur es positiva aunque el proceso real de integración llevará su tiempo para armonizar el comercio regional.
            Pero el Mercosur debería avanzar hacia una integración como Mercado Común y una moneda común en el futuro para el comercio intraregional.

            En el pasado reciente Venezuela hizo operaciones financieras adquiriendo Bonos de Argentina pero en la actualidad ya resulta casi imposible para el gobierno argentino fondearse en Venezuela que ahora no dispone de petrodólares excedentarios. Hay todavía una pobreza generalizada en Venezuela que el gobierno deberá afrontar para garantizar su modelo de socialismo bolivariano.
            Situación similar se avizora en Argentina donde se ha achicado el superavit comercial y los recursos de la soja se achican debido a los mayores costos de producción interno por la inflación y las plagas crecientes del monocultivo.
           
            Finalmente, y en términos políticos, Chavez mantiene aparentemente un Movimiento político sólido y unido mientras el Frente para la Victoria muestra grietas en la base obrera y sindical, así como en sectores de la burguesía peronista y política (gobernadores, intendentes, etc.). Chávez –salvando las distancias históricas – es a Venezuela lo más parecido al General Perón de los años 50 además de su origen militar, por su carisma y por el programa que lleva adelante.
           
            En síntesis, la “chavización” del gobierno de CFK que pregonan los “analistas” de La Nación, Clarín y el Coro de diputados de la Oposición neoliberal, son parte de su estrategia que busca para nuestro país un “Capriles” triunfante en el 2015.-

II PARTE
Noviembre 2012

            La estructura productiva capitalista de la Argentina está dominada en su mayor parte por empresas extranjeras. Lo más importante, constituye la parte más importante de su PBI y el 70% de sus exportaciones las realizan empresas capitalistas extranjeras.
            El gobierno de Cristina K. practica un doble discurso. Critica fuertemente a las “Corporaciones” y acepta las reglas del juego de todas ellas: la financiera, la industrial, la exportadora de granos, los frigoríficos extranjeros, la corporación de los Seguros y Bancos (extranjeros en su mayoría) mineras, etc. etc.
            Negocia con esas corporaciones para que inviertan un poco más en el país (lo que es justo) y demoren la partida de los retornos a sus casas matrices por las ganancias que ellas obtienen. Ha dicho varias veces que esas empresas y corporaciones “la juntan con pala” a las enormes ganancias.
            Otra de las medidas es pedir adelanto a las Multinacionales de granos (como Cargill, Bunge, Dreyfus, etc. ) que dominan la exportación de granos,  de las retenciones que obtendrán con la exportación de la soja y el maíz el año que viene. Defiende fuertemente los intereses de la Monsanto a través de un elogioso discurso cuando la Monsanto anunció la inversión en el nuevo maíz transgénico.
            El objetivo general de pesificar las transacciones comerciales en Argentina es un objetivo justo y correcto. Todas las operaciones inmobiliarias se hacían hasta ahora en dólares.
Y ahora las grandes inmobiliarias ya han comenzado a pesificar sus operaciones lo que traerá beneficios para quienes pueden ahorrar en pesos.
           
            Esta es la estructura de la economía en la Argentina.
            En su momento el ex presidente Kirchner  colocó Bonos en Venezuela y fue un buen negocio para el gobierno de Chávez.  Pero son negociaciones de Estado a Estado y es preferible acudir a los gobiernos amigos.
            Se critica que en los negocios con Venezuela los exportadores argentinos aceptan entregar una “comisión” a funcionarios del gobierno argentino que fueron a la Caja de las necesidades políticas del gobierno de Kirchner.
            La alianza política y los objetivos comunes entre dos Gobiernos y Estados, tienen estas “modalidades”. En el camino, algunos funcionarios corruptos, de cualquiera de los países, se benefician y enriquecen.  Esto socava la confianza y la credibilidad en los gobiernos, como está sucediendo aquí, muy generalizadamente. Hay muchos juicios por corrupción que fiscales y jueces amigos del Gobierno, dilatan años.
           
            El sistema imperialista consolidado con la globalización financiera mundial (que hoy se muestra en la Unión Europea frente a la profunda crisis de España, Grecia e Italia) es el enemigo de los pueblos y de los trabajadores.
            Los gobiernos nacionales y populares pretenden ser más “diablos” que el mismo Diablo y sortear o esquivar las presiones financieras de los Fondos imperialistas distribuidos en los paraísos fiscales que han creado los Bancos y los gobiernos imperialistas, que tienen agentes, representantes y socios locales, en todos los países, que esperan el momento del descrédito y del desgaste de los gobiernos para su reemplazo.
            Algunas de las actitudes  del gobierno de Cristina son contradictorias con su discurso nacional y popular, y jamás nombra al Imperialismo por su nombre.-

            María Machado dijo en Buenos Aires (3/11/12) que “cada vez hay más semejanzas entre el chavismo y el kirchnerismo”  comparando la política de Cristina K. respecto a los medios y la de Chávez. 
            El gobierno argentino ha creado una vasta cadena de medios propios (TV. además de la TV Pública oficial, radios y diarios); se trata de empresarios de origen menemista que se han trasvasado al oficialismo de hoy. La nueva Ley de Medios sancionada hace tres años, aún no ha tenido efectos en lograr una pluralidad de opiniones por cuanto adquirir un espacio y una radio o un canal de TV requiere de un gran capital. El grupo Clarín que tiene una gran cantidad de medios audiovisuales y diarios, tendrá que “achicarse” por la nueva ley, aunque no hay ninguna garantía de que nuevos testaferros capitalistas no adquieran los medios que deja Clarín.
            También ha dicho María Machado que el gobierno de Chavez ha aumentado el plantel de empleados del Estado de 900.000 a 3 millones. 
            Aquí, el número de empleados aumentó el 20% entre el 2008 y hoy, solamente en la estructura del gobierno nacional; no incluye a las provincias, ni a los Municipios. Solamente en el Gran Buenos Aires, que rodea la Ciudad Capital, hay 7 millones de habitantes.
            Este pequeño “ejército” de jóvenes empleados en una gran cantidad de nuevos organismos, Subsecretarias, Direcciones, Delegaciones, etc. etc. en el orden nacional forman la base de las movilizaciones de las organizaciones que está creando la “militancia” para forjar una organización que dé sustento político al Modelo Nacional y Popular.
            Esta masa de empleados son “contratados”, es decir, su nombramiento tiene un plazo de seis meses que se va renovando de acuerdo a los méritos o desméritos y se crea un sistema transitorio respecto a aportes jubilatorios, obra social médica, etc.
            En la era digital, cuando todo el Estado ha sido digitalizado en su gestión y sus funciones, aumentó la burocracia estatal y los gastos arbitrarios del Estado.