Partido Socialista Argentino              por el Frente Popular

r

Buenos Aires- Primera Edición: 1º de Mayo 2007 

 

Clarín y el gobierno
Noviembre 2012

            El grupo Clarín creció aceleradamente a raíz de los avances tecnológicos en las telecomunicaciones a partir de su acumulación primitiva en Papel Prensa junto a La Nación beneficiada por las inversiones del Estado desde sus inicios. Desde su apropiación mafiosa del grupo Graiver, quien a su vez se había apoderado del grupo Civita (Editorial Abril) dueño originario de Papel Prensa (léase El burgés maldito de María Seoane).
            El crecimiento del grupo Clarín a partir de entonces es acelerado y fue beneficiado en forma directa por Alfonsín primero y Duahlde después cuando el grupo inversor extranjero (dueño de Direct TV)   pujó por adquirir más acciones del grupo.
            El grupo Clarín es sin embargo mucho más que un grupo mediático, al margen de las inversiones de sus socios capitalistas que han ido ahora a la posesión de la tierra y los negocios agropecuarios.
            Al tratarse de un multimedios, ocupa un lugar predominante en la disputa política e ideológica de la sociedad con la gran cantidad de medios que controlan.
           
            Hoy el gobierno con su propaganda televisiva y sus medios propios de prensa, ocupa la atención de millones de personas diariamente así como lo hacen los multimedios como Clarín, La Nación y de otros sectores que también poseen sus propios medios de comunicación, como De Narváez, Manzano – Vila y los grupos  que controlan los Medios en las provincias.
            Pero en la actualidad, la posesión de los medios de comunicación, constituye a su vez un medio de acumulación de capital para muchas actividades económicas que necesitan el apoyo de esos medios. Grandes festivales de música, espectáculos deportivos y sociales, y sobre todo la promoción de productos de consumo, le permiten al Medio, establecer vinculaciones, alianzas y negocios con múltiples actividades económicas.
            Sin la publicidad de los medios difícilmente una empresa pueda progresar.
            La creación de la sección económica como ECO de Clarín y las de La Nación, son el ariete principal para la promoción empresaria, desde empresas de vinos, a Universidades, de negocios inmobiliarios como los suplementos “Countries” de dichos diarios, hasta el gran negocio de los sectores dominantes de la producción agropecuaria.
            El Clarín Rural y El Campo de la Nación, son los apologistas principales del modelo agropecuario sojero y el enorme negocio del Mercado a Término de las multinacionales de granos con controlan la exportación agrícola de Argentina.
            El grupo Clarín es hoy uno de los pilares junto a las empresas extranjeras, de la consolidación y la defensa del modelo estructural de la Argentina. Porque es un defensor ideológico del  sistema económico liberal dominante y trabaja por construir un “Frente” político para crear una alternativa al gobierno actual, incluso con sectores del vasto y tradicional movimiento peronista que se desagregan del kirchnerismo. Como hiciera con la Alianza. (*)
            El Grupo Clarín no es burguesía nacional, como tampoco lo son el grupo Techint, ni Cresud, ni Cirsa, ni Eskenazi, ni Constantini (Nordelta) y la lista podría continuar.
            Clarín tiene  periodistas expertos y sus medios son modernos y seductores. Pero esos mismos periodistas no pueden salirse del libreto  y han tomado al gobierno como el “enemigo principal”  a pesar que con este gobierno no les ha ido mal y han continuado creciendo en forma exponencial.
            Ya son parte del stablishment dominante  e integran la Corporación de empresas nacionales y extranjeras que conforman la Asociación Empresaria Argentina.
            El gobierno por su parte ha hecho de Clarín el “enemigo público” número uno y procura disminuir su poderío empresarial. Aunque el slogan “Clarín miente” es  hasta contraproducente.
 El Gobierno (cualquiera) es una parte (muy importante por cierto) del aparato del Estado en el  cual  hay algunos jueces que comparten su pensamiento, y una mayoría en el Congreso, todo lo cual es importante, pero el gobierno no es el Estado. Como se demostró con los fallos de las Cámaras y de la Corte Suprema.
 El grupo Clarín/La Nación (vinculados ya por lazos familiares entre sus dueños)  por su parte dispone al mejor estilo Don Corleone, de jueces, fiscales, senadores y diputados o funcionarios en distintas áreas de la función pública, y de ex miembros de los servicios de información que apoyan su prédica. Tiene relaciones con todo  el mundo empresario que hacen negocios con el Estado y cultivan relaciones con el funcionariado oficial. Y actúa también con las formas de los Servicios de Información del Estado, realizando operaciones políticas con cada una de sus investigaciones, caso Boudou Cicone, y muchos otros.
            Es improbable que el Gobierno pueda destruir al grupo Clarín creando otro aparato mediático paralelo, gráfico o televisivo, mediante la pauta publicitaria oficial.
           
            El modelo Menem-Cavallo-Dela Rúa-Cavallo no ha sido derrotado aún –fundamentalmente- en la base económica, ni en lo ideológico. Se han dado pasos MUY  importantes en Derechos Humanos y se subsidia la pobreza y el desempleo.  Pero el país junto a su crecimiento ha perdido enormes recursos de capital –que es trabajo nacional acumulado – por la exacción diaria del capital extranjero, del poder financiero y de la gran burguesía, las Corporaciones.  Y el enorme crecimiento del PBI –como se puede apreciar - se ha repartido y distribuido principalmente entre las clases superiores de la sociedad y la gran burguesía propietaria de los principales medios de producción.-
            Tanto Clarín como otros medios de comunicación atacan al Gobierno caracterizándolo como que se dirige rumbo al “Chavismo” aunque el gobierno no ha demostrado  la intención de cambiar la matriz económica del país, nacionalizando ni el comercio exterior, ni tomando el control bancario y financiero, ni estatizar totalmente YPF ni la siderurgia que teníamos, ni la generación eléctrica ni otros sectores básicos para recuperar la soberanía económica en los sectores claves de la estructura económica argentina: puertos, silos,  vías navegables,  Junta Nacional de Granos, industria naval y ferroviaria, etc.
             La Unasur es uno de los logros importantes de la gestión junto a Venezuela.
            En cuanto a la Ley de Medios  implica un gran avance en relación a la pluralidad de los medios de comunicación siempre y cuando se respete y se cumplan todos sus objetivos.
            Hay numerosos sectores de opinión que por carencia de capital no pueden acceder a disponer de medios propios. Sería importante por ejemplo, que la CGT y la CTA pudieran tener sus medios de comunicación audiovisuales.

No hay dudas que el Grupo Clarín y muchos otros, trabajan fuertemente por crear un Frente político que incluya al liberalismo y al neoliberalismo de “centro”, para garantizar un Modelo neoliberal y dependiente que caracterizó toda la etapa anterior y que el Gobierno actual pregona  cambiar en forma gradual.

 

(*) Un fotógrafo de Clarín pudo captar “de casualidad” la foto en la casa de Alfonsín, entre éste, Chacho Alvarez, Terragno y Meijide, cuando terminaron su reunión a la una de la mañana y cerraron el acuerdo con De la Rúa, también presente. Foto, que apareció como primicia en el diario el mismo día.